El marketing cumple un rol fundamental en las organizaciones y, de hecho, toda empresa exitosa es dirigida por directivos con un sólido criterio en gestión y marketing.

Noticia Ampliada

NEWSLETTER. ASPECTOS A TENER EN CUENTA. PARTE I

¿Qué es un newsletter?

Es una nueva categoría de herramientas de marketing que se la denomina E-mailing Marketing y se constituye como un medio de comunicación altamente eficaz para la comunicación externa e interna de la empresa.

Básicamente es una línea de comunicación con un público objetivo definido e identificado que  expresa su deseo de recibir la información y cuyo canal es el correo electrónico.

Y en función de ello resulta un excelente medio para enviar  los mensajes publicitarios de la empresa, que además aporta funciones de medio de comunicación y que puede utilizarse en las campañas de fidelización o de  relaciones ppúblicas.

Ventajas que reporta un newsletter.

• Es un medio muy económico.
• La segmentación es fácilmente realizable con lo que permite direccional el mensaje adecuado a cada grupo de interés.
• Permite obtener un feed-back con el usuario.
• Es una acción directa entre el emisor y el receptor. No intervienen terceros.
• Inmediatez en el contacto.
• Sencillez en la implementación.
• Estadísticas y tracking

Aunque cueste creerlo, los estudios indican que los newsletter son más leídos por cuestiones emocionales.

La gente ingresa a un sitio web en búsqueda de respuestas a una necesidad y logrado lo requerido se desconecta sin más. En cambio, en el newsletter, se llega al correo del usuario y se genera una relación más personal desarrollando un vinculo más perdurable. De ahí la importancia de esta herramienta

El newsletter es una realidad para todo usuario de Internet, a tal punto que el 69% de los usuarios dijo que esperan recibir por lo menos un boletín de noticias e incluso la mayoría señaló que la recepción de estos en su correo ya es parte de su rutina.

Esto nos permite ver la inserción que tiene esta herramienta en la sociedad.

Como mira y lee un usuario.

Como antes señalamos, un newsletter debe ser diseñado pensando en la facilidad de la rápida exploración.

Considérese que el 81% de los mismos es desechado por cuestiones que tienen que ver con la atractividad del título; mensajes no interesantes; cuestiones de diseño, color o fuente; etc. En definitiva, sólo el 19% de los newsletter son leídos en forma completa.

Asimismo, la gran mayoría de los usuarios sólo leen aproximadamente un 20 a un 28% del material escrito y casi un 20% de ellos, en menos de 4 segundos, pasa a otra página (Jackob Nielsen).

En gran medida esto se debe a que la gente no lee, sino que escanea la página a fin de ver si dedica su tiempo en ella o no.  Jacob Nielsen demostró que una persona escanea el documento leyendo solo las primeras palabras de cada frase, comenzando desde arriba y que su interés y atención va decayendo para la mitad del mismo.

El movimiento ocular en dicho escaneo se asemeja a una legra “F” – “Patrón de Lectura F”.

Patrón de lectura en «F». www.useit.com ©Jakob Nielsen. (Nota: En la imagen, las áreas donde los usuarios focalizan más su mirada son, de mayor a menor intensidad, las de color rojo, amarillo y azul)

Alta tasa de suscripción o aceptación.

Es equivocado el pensar que todos los que reciben el documento así lo desean. Muchos de dichos usuarios simplemente no quieren o no saben como darse de baja o posponen la cancelación de la suscripción.

Dentro de este marco, aún no siendo del interés del receptor, la baja en la suscripción es notablemente reducida y esto se produce, fundamentalmente, por cuatro grandes causas:

1. Sentimiento positivo hacia el mismo. La gente siente un costo emocional al tener que hacer el proceso de la baja; de hecho le cuesta el desprenderse de algo que recibe en su correo.

2. El usuario presume que la gestión para la baja es compleja y de un tiempo excesivo para lo que se esta dispuesto a emplear.

3. Suponen que, al pedir la baja, encubiertamente se están suscribiendo a nuevos y más correos como consecuencia de estar confirmando la validez de su dirección de correo.

4. Resulta más sencillo la definición como spam que la baja.

Cabe decir que algunas empresas, con el fin de retener al usuario, de manera exprofesa, hacen que la baja sea difícil (no brindan información clara). Lejos de lograr su objetivo, la recepción de newsletter no deseados, genera un sentimiento negativo hacia el emisor lo que se traduce en un error relevante en cuanto a la imagen de marca y posicionamiento.

Tiempo aplicado a la suscripción y dado de baja del newsletter.

En relación a esto último, los usuarios tienden a ser muy detallistas a la hora de ver la eficiencia en cuanto a las operaciones de alta o baja pudiéndose observar una vinculación directa entre el tiempo dedicado a dicha tarea con la satisfacción del sujeto.

Como esto impacta directamente con la imagen de la marca y el posicionamiento, es recomendable que el proceso de baja y de suscripción no supere el minuto y utilizar procesos automáticos para simplificar el mismo.  Además debe recordarse que la confección de las listas deben respetar la metodología de OPT-IN (optional in)  y OPT-OUT (optional out) donde el proceso de suscripción y desuscripción es controlado por el usuario.

A mayor tiempo en la suscripción y/o baja, mayor insatisfacción con respecto al sitio. El logro de máxima satisfacción se obtiene dentro de un modelo de  “máxima sencillez y menor uso de tiempo” tendiendo este a ser 0 segundo. No debe olvidarse que la “molestia y fastidio” del usuario se paga con mala imagen y pérdida de posicionamiento.

También debe tenerse en cuenta que, cuando los procesos de baja son demasiados complejos, muchas personas, en lugar de cancelar la suscripción, utilizan los filtros y bloqueadores de spam para liberarse del newsletter  de sus bandejas de entrada.

Esto conlleva un gran problema para la firma dado que puede hacer que su newsletter sea considerado como spam y esto lo bloqueará para ser recepcionado por otros posibles suscriptores de otros países.

Tolerancia a la recepción.

Como consecuencia de la falta de tiempo de la mayoría del público objeto, se ha reducido notablemente el nivel de tolerancia a la recepción de newsletter.

Es usual el rechazo de newsletter por efecto de la  sobrecarga de información. Más allá de las noticias que se transmitan, el estrés y el ritmo en que se vive, limitan la aceptabilidad de documentos que en definitiva, el individuo siente que este agudiza su cuadro de situación disminuyendo aún más su disponibilidad de tiempo.

De esto se desprende que es fundamental que el usuario sienta que el newsletter recibido es sencillo, útil y fácil de leer.

Tiempo utilizado en la lectura.

Según estudios, los usuarios utilizan un “promedio” de 51 segundos por cada uno de newsletter que leen.

Esto refuerza la idea de un boletín “breve” y de ágil lectura si se pretende ser premiado con la atención del receptor.

Selección.

La edición y publicación de un newsletter no se encuentra fuera de las  enseñanzas del marketing.

Internet también es un campo de batalla donde el botín es la atención del público objeto y en dicha guerra el usuario recibe a diario muchos y variadas opciones de newsletter, por ende, entran en competencia entre sí para captar al cliente potencial.

Esta singular competencia se ve incrementada por la afluencia de los otros e-mails y otras cuentas de correo que la persona también tiene abiertas.

Todo esto conlleva a un desborde de medios de información en línea.

Aquí más que nunca, es imprescindible el conocimiento del usuario, sus preferencias, sus necesidades y particular estilo a fin de generar atracción y retener la misma en el tiempo.

El estudio del segmento y su movilidad definen las acciones de ajuste que facilitan la permanencia del medio en línea.