El marketing cumple un rol fundamental en las organizaciones y, de hecho, toda empresa exitosa es dirigida por directivos con un sólido criterio en gestión y marketing.

Noticia Ampliada

El marketing basado en generaciones ¿obsoleto o un error de planteamiento?

El marketing basado en generaciones ¿obsoleto o un error de planteamiento?

Desde hace un tiempo los millennials se han convertido en los absolutos protagonistas de las conversaciones de las marcas cuando estas eran preguntadas sobre el target al que más les interesaba dirigir sus estrategias. Pero lo cierto es que estos están viendo como son destronados por una nueva generación que muchos ya han apodado como Z, la iGeneration, los auténticos nativos digitales.

Un grupo de personas que han comenzado a surgir tan de repente que ni siquiera ha dado tiempo a ponerles un nombre adecuado. Podríamos enmarcar dentro de esta generación a los nacidos después de 1995 e incluso después del año 2000 ya que no existe aún unos parámetros fijos para agrupar a estos nuevos consumidores.

Pero así es el mundo del marketing y la publicidad. Necesita contar con estas generaciones como marcos operacionales en los que basar y encuadrar sus estrategias. En muchos, casos no hemos terminado de conocer realmente a una de estas generaciones cuando nos lanzamos a la categorización y definición de la próxima horda de consumidores,

La Generación Z, como todas las anteriores, presenta unas características únicas: son totalmente pragmáticos y digitales. Pero lo cierto es que esto ya no es un elemento tan diferenciador. Prácticamente todos los grupos de edad poseen conocimientos digitales en mayor o menor grado. Esto nos hace plantearnos la pregunta de si el siguiente paso no es una nueva generación sino la creación de una sociedad compuesta por diversos subgrupos que no sean definidos por la fecha de nacimiento.

Históricamente, se entiende una generación como los hijos de la anterior pero con el paulatino aumento de la edad de los padres hace que esto ya no sea precisamente así. La tecnología ha abierto un mundo de contenidos a las familias por lo que las diferencias culturales ya no están marcadas por las edades. Además, plataformas como Twitter, eBay o Yelp, hacen que las edades de los usuarios ya no sean un impedimento para que estos tengan su propia voz.

Tal y cómo recogen en Adage, la socióloga Jane Pilcher Mannheim, señala que las experiencias formativas por las que atraviesan los jóvenes son los periodos clave a través de los que se forman las distintas generaciones sociales. En cambio, lo que les define como grupo apenas tiene que ver con el tiempo o su historia y si más con su búsqueda de pertenencia a una “tribu”.

Lo cierto es que a los “marketeros” poco les importa el hecho de que las características que presenta la Generación Z sean exclusivas a la misma o sean compartidas por otras generaciones futuras, Lo importante es que tienen que ser rápidos y flexibles a la hora de adaptarse a estos nuevos grupos en una sociedad que cada vez presenta menos problemas para la adopción de las nuevas tecnologías

Es hora de que las empresas y marcas apuesten por unos valores fuertes que los definan y sean estos subgrupos o tribus los que se identifiquen con los mismos ofreciendo una oportunidad de conversación orgánica y colaboración. Ahora todo está en manos de cómo evolucionen las marcas o las intenciones de las que comienzan a surgir.

Fuente: Marketing Directo