El marketing cumple un rol fundamental en las organizaciones y, de hecho, toda empresa exitosa es dirigida por directivos con un sólido criterio en gestión y marketing.

Noticia Ampliada

Cómo medir la productividad de una Pyme

Cómo medir la productividad de una Pyme

Toda empresa que compite en cualquier sector industrial posee una estrategia de forma explícita o implícita, y todas tienen un modo particular de actuar y conseguir sus resultados. Ahora bien, algunas difieren de otras, porque en algunos casos la forma de conseguirlos es premeditada (pensada previamente) y en otros no. Es decir, todas tienen una “estrategia”, algunas empresas la han desarrollado mediante un proceso de planeación, y otras, la han desarrollado por la simple interrelación que surge de las actividades de las diferentes áreas, por el simple hecho de llevar la empresa adelante todos los días.

En el 98% de las empresas lo más común es que “las labores simplemente se hagan”, y que cada departamento funcional (ventas, compras, finanzas, etc) inevitablemente siga los enfoques dictados elefantepor su orientación profesional y las motivaciones de quienes están a su cargo. (“VENTAS” vende, “COMPRAS” compra…etc.). ¿Esto está bien?, si a la empresa le va superlativamente bien, obviamente que sí, pero no está del todo correcto si los rendimientos no son tan buenos como deberían, o la empresa no es tan “PRODUCTIVA”, porque la suma de los enfoques de las distintas áreas de la empresa rara vez llega a ser la mejor estrategia.

¿Cómo sabemos si una empresa ha logrado el máximo de productividad? Fácil, la logra cuando ha podido optimizar el usoproductividad empresarial-resized-600 de sus recursos.
¿Cuándo logra “optimizarlos”? cuando maximiza su utilización en función de un objetivo que ya midió y mensuró previamente.
¿Cuándo tiene un objetivo?
cuando tiene un PLAN para conseguirlo porque caso contrario es una mera expresión de deseo.

Medir la productividad es una de las actividades frecuentes de las empresas para saber cómo les ha ido, pero el PROBLEMA es que la mayoría de ellas (98%) lo hace de manera segmentada. No tienen un plan y miden solo los rendimientos por área y luego simplemente suman para ver cómo les fue. La diferencia entre la sumatoria de los resultados de las diferentes áreas, y un objetivo global alcanzado por la empresa, es que en el primer caso los departamentos funcionales NO están coordinados entre sí, y en el segundo SÍ, las actividades están coordinadas y dirigidas a un grupo de objetivos comunes que son sinérgicos.

¿Qué tengo que saber para medir la productividad?
El primer paso para MEDIRLA es tener claro para QUÉ se necesita, es decir, tengo que tener plena certeza ¿a DÓNDE VOY? y ¿QUÉ QUIERO CONSEGUIR? Si no tengo claro a dónde voy y qué quiero conseguir, seguramente estaré haciendo una medición de los “resultados” para ver cómo me fue en determinado momento. Usted pensará que es lo mismo, que la cuestión es “medir”, pero la diferencia es sutil. Si sé a dónde voy previamente puedo medir cómo lo estoy haciendo, si no sé…simplemente “mido” cosas que no tienen consistencia interna para la empresa.
incertidumbre

El segundo paso. Si usted sabe a “dónde” y “qué” quiere, usted ya tiene intuitivamente algunos resultados estimados, pero como NO se puede medir TODO, usted tiene que desarrollar un sistema de indicadores “clave” que le permitan conocer tendencias, relaciones, o entender cómo se va articulando la empresa en función de lo que quiere alcanzar. Debe existir un sistema general que permita medir todas las áreas al mismo tiempo, además de crear reglas que todo el equipo respete para que la información sea congruente.
productividad2

Tercer paso. TODA SU GENTE debe SABER, QUERER, Y PODER hacer lo que usted les pide. Es decir, usted debe tener la plena seguridad de que entienden los objetivos a alcanzar desde su área como usted los está viendo.

¿Cómo se gana una batalla? Una batalla es un objetivo a alcanzar, y una batalla ganada es un objetivo alcanzado.

“La reglas militares son cinco: medición, valoración, cálculo, comparación, victoria” Sun Tzu.

Fuente: Economia sin recetas