El marketing cumple un rol fundamental en las organizaciones y, de hecho, toda empresa exitosa es dirigida por directivos con un sólido criterio en gestión y marketing.

Noticia Ampliada

Argentina en recesión ¿QUÉ HACER EN LA EMPRESA?

Argentina en recesión ¿QUÉ HACER EN LA EMPRESA?

El Banco Central (BCRA) retomó este mes las microdevaluaciones, pero no hay expectativas de que el reciente deslizamiento del peso se traduzca en grandes saltos devaluatorios durante 2015.

¿Qué quiere decir esto? Más recesión, más cepo, más control de las importaciones, y demás. Si hay recesión el país está más quieto se vende menos, y las personas no se mueven pensando y/o especulando sobre lo que va a pasar.

Ante esta situación, lo que se escucha son muchas empresas generando un enorme caudal de lamentos: tienen menos ventas, deben despedir personas, pierden el capital acumulado, tienen que reducir las inversiones que pensaban hacer, o directamente descartarlas. Sin embargo, si intentamos mirarlo por el lado positivo como algunos lo hacen, la recesión en la Argentina puede traer muchas oportunidades que pasamos por alto.

Si somos objetivos el ambiente no suma sino que resta, y cuando todo está parado nadie hace nada porque no tiene, no puede, no sabe, no cree que las cosas vayan para mejor. Se está lejos querer competir o ir por más porque todo se ve negro. Sin embargo, como nadie hace nada y especula hay tiempo para pensar ya que todo va más despacio. Es decir, es un buen momento para reflexionar sobre el estilo o forma de hacer negocios, en qué gastos y qué tipo de clientes se está enfocando la empresa y la competencia.

¿Oportunidades en tiempos de recesión?
El que nadie haga nada o haga menos, es en sí misma una oportunidad temporal que nos permite salir de las cosas que NO funcionan y explorar nuevas alternativas… no se necesita dinero, se necesita una dosis extra de voluntad y optimismo para ver lo que los otros no pueden y estar preparados para hacer la diferencia cuando los vientos cambien. Aquí la diferencia es quién soporta una cuota más de dolor, y tiene la voluntad y la cabeza para hacer algo distinto… a pesar de las circunstancias.

Seguramente es más fácil cambiar cuando usted tiene a alguien que lo ayuda a repensar su negocio, pero si no lo tiene lo que puede hacer es:

Ir contra la corriente: en recesión los planes que se tenían para hacer se descartan, y TODO el mundo confecciona una lista de cosas que NO VA A HACER…para ver cómo pasa la tormenta.

En este sentido, lo que recomiendo es que sea distinto a los demás y que diga “ok….no puedo hacer algunas cosas, pero dadas las circunstancias QUÉ cosas SÍ puedo HACER”

La idea es que usted tiene que tener como prioridad el rearmado de cambio_0711una agenda positiva que proponga metas y objetivos a cumplir. Parece lo mismo pero no lo es: REARMAR es “ajustar” y adaptarse pero PROACTIVAMENTE dándole al mercado un enfoque positivo orientado al futuro…es juntar y repartir de nuevo el naipe. La diferencia es que el resto recorta y usted replantea. Al hacerlo (y a diferencia del resto) usted se sigue moviendo (si no se da cuenta busque ayuda).

Reestructure sus números con otro sentido estratégico: cuando hay recesión mucho no se puede hacer en el corto plazo porque TODO está más lento, pero sí se pueden hacer muchas cosas para el largo plazo. Es el momento para hacer foco en la estrategia que le permitirá tener un diferenciador en el futuro. Al estar todo más quieto ahora hay tiempo de entender cuáles son las partes del negocio más rentable y que lo hacen exitoso.

Sáquele punta al lápiz porque la mayoría de las empresas no saben dónde hacen la diferencia y se preocupan solo por pasar la crisis, sin re-pensar sus números claves.

En una situación de recesión los consumidores cambian sus expectativas y se adaptan a la situación como pueden. ¿Las empresas? Todas corren hacia a ellos como desesperadas. No digo que no sea importante subsistir. Lo que intento explicar es que ahora usted tiene más tiempo para hacer reingeniería cuando todos no distinguen lo urgente de lo importante, y eso es una ventaja: si lo aprovecha usted tiene que hacerlo de una manera más inteligente.

IMPORTANTE: “Reestructurar no es recortar números, es hacerlos de nuevo”. Cuando hay crisis lo que se suele hacer es competir haciendo lo mismo pero en otra escala. Es decir, se hace todo igual pero se reducen los movimientos innecesarios que producen costos mayores…de aquí que todos van sintiendo la sensación de que todo es más más lento o que le mercado se va achicando.

Reestructurar significa: “si las cosas están así de lentas, incertidumbrepesadas, difíciles, ¿cómo puedo hacer que avancen para dar un valor único que los demás no están haciendo?”.

Obviamente no es fácil porque lo que se necesita, además de pensar cosas nuevas cuando la situación es compleja, es poner en práctica nuevas formas de operar la ARQUITECTURA FINANCIERA de su empresa ante las restricciones que se presentan en el sector industrial al que usted pertenece.

¿Hay que recortar gastos? SI!!! pero deben ser hechos en función a una estrategia de replanteo. Juntar los naipes y volver a repartir no es lo mismo que hacer las cosas en menor escala que es lo que generalmente se hace. Lo que tiene que hacer es estar lo más receptivo oportunidades que no serían posibles en tiempos normales.

“Hay que saber que se está en recesión, pero hay que DECIDIR no participar”

Fuente: Economía sin Recetas