El marketing cumple un rol fundamental en las organizaciones y, de hecho, toda empresa exitosa es dirigida por directivos con un sólido criterio en gestión y marketing.

Noticia Ampliada

7 errores imperceptibles que se cometen al vender

7 errores imperceptibles que se cometen al vender

Hay errores evidentes a la hora de vender. De los que tratan mal a los clientes, los que responden de malas maneras o los vendedores que se hacen de la vista gorda cuando llega un cliente que nos les gusta. Sin embargo, en esta ocasión nos centraremos en aquellos detalles imperceptibles que hacen de la venta una experiencia negativa para el cliente como para el vendedor, más allá de si se produjo la transacción o no.

No registrar los datos de los clientes
Uno de los errores imperceptibles que más perjuicios pueden acarrear a nuestro negocio. Ni te imaginas el valor que están adquiriendo las bases de datos en la actualidad (los bancos sí que lo saben muy bien). Es tan difícil conquistar a un nuevo cliente, que los pocos que tengamos los debemos preservar contra todo. Por ello, cada vez que realices una venta virtual o física, no olvides registrar los datos del comprador, desde su nombre hasta su correo electrónico.

Creer ciegamente en Internet
Este es uno de los errores más comunes de los que venden por Internet. Crean su web, suben contenidos y dejan que Google haga su trabajo. Al comienzo todo va a la perfección. Los usuarios llegan hasta su web con facilidad ya que aparece en los primeros términos de búsqueda. Sin embargo, Google y los otros buscadores cambian continuamente sus algoritmos de búsqueda. Y de un día para otro, la tienda virtual aparece en los resultados de la página 18. ¡Qué desastre!

Calificar mal a cada cliente
¿Sabes que todo cliente es diferente, no es cierto? Lo clásico de todo vendedor novato es que se acercan a todo cliente con la misma estrategia de ventas, cuando sus necesidades no son siempre las mismas. Hay clientes que ya saben qué van a comprar, hay otros que van a la tienda a encontrar algo interesante sin tener en mente exactamente lo que van a adquirir, y hay un tercer grupo que únicamente van a informarse para un futura compra.

Vender cualquier cosa
Es lo que tradicionalmente se conoce como “vender por vender”. No podemos poner cualquier cosa en nuestra tienda. Hay productos que no son de interés de nuestros clientes. No por ponerlo en un aparador llamativo conseguirás que los clientes compren ese producto. En lugar de perder tiempo y espacio en ello, averigua qué es lo que buscan tus clientes y enfócate en ello.

Aceptar cualquier venta
¿No es el objetivo de cualquier negocio vender y vender más? Sí, pero no a cualquier precio. Está bien vender, pero sin llegar al extremo de engañar al cliente (o a nosotros mismos). Hay clientes que buscan un producto determinado, y es posible que no lo tengamos. Es realmente llamativo como algunos malos vendedores engañan a sus clientes al indicarle que cierto producto X tiene las mismas cualidades que uno Y.

Liberarse de la tarea de vender
El clásico error del vendedor vago. E Internet ha colaborado mucho en ello. ¿Para qué darse el trabajo de vender si los anaqueles o la tienda virtual hacen todo automáticamente? Déjame decirte que hay muchos clientes que no conocen cómo se mueve el comercio electrónico o no saben para qué sirve el producto que tienes en tu anaquel, pero no se atreven a preguntártelo. Tienes que seguir al detalle el proceso de compra de tus clientes, y brindarle todas las herramientas para que logren llevar satisfacción a su hogar tras cada compra

Apuntar a clientes de peso
No nos referimos a los gorditos. Sino a los clientes o empresas de billetera gorda. Hay emprendedores que ponen todas sus balas a este tipo de clientes. Y la verdad, es que estos clientes pagan muy bien, pero pagan tarde. Y puede ser que tu negocio no esté adaptado a tiempos de espera muy largos. Así que no descuides a los pequeños y medianos clientes. Pueden convertirse en tu nicho de mercado.

Fuente: Pymex