El marketing cumple un rol fundamental en las organizaciones y, de hecho, toda empresa exitosa es dirigida por directivos con un sólido criterio en gestión y marketing.

Noticia Ampliada

5 errores a la hora de atraer clientes

5 errores a la hora de atraer clientes

El manejo de todo el proceso de adquisición de clientes es largo y complejo. Las tasas de retorno no son claras, el mercado es volátil y las expectativas pueden jugar en contra. Mejor empezar con el pie derecho y evitar, al menos, cometer estos cinco errores.

Cualquier compañía, startup o emprendimiento necesita conseguir siempre nuevos clientes para que el negocio funcione. Pero el proceso puede ser arduo y sin dudas está lleno de complicaciones. Pero es tan importante que algunas empresas se enfocaron en sus inicios únicamente a esta faceta. Instagram, que ahora vale millones de dólares, dio el puntapié inicial haciendo foco en la comunidad antes que en la monetización. La red social primero se enfocó en conseguir una sólida y leal base de consumidores antes que en llenar su sitio web de avisos cuyo único fin es conseguir dinero. Escaparse de este error tan común le valió competir codo a codo con los gigantes del social media como Facebook o Twitter. ¿Qué otros errores hay que evitar?

Asumir que el cliente es leal desde el principio
Un error muy común es creer que aumentar el tráfico y la cantidad de visitantes, ya sea al sitio web de la empresa o la página de ventas online por ejemplo, ya es suficiente para sostener que la base de clientes está creciendo. Nada más lejos de realidad. Los consumidores son más inteligentes y demandantes que nunca, así que ser conocido no alcanza para ser competitivo, porque muchas visitas se deben simplemente a curiosidad o un trabajo de investigación por parte de los consumidores. Para que una campaña de atracción de clientes sea realmente efectiva tiene que contemplar otras cosas. Muchas compañías y startups olvidan poner un claro mensaje de “llamado a la acción” que haga que el cliente quiera volver por más.

Ansiedad respecto al ROI
La tasa de retorno de inversión (ROI por sus siglas en inglés) no es el único indicador ni el más importante respecto a la inversión en campañas de atracción de clientes. No es realista esperar que una inversión en marketing retorne inmediatamente en el mismo número en ventas. Cuando se busca generar una sólida base de clientes y un buen flujo de lo mismos, los análisis de cortoplacistas son engañosos y pueden dar la falsa impresión de que no vale la pena invertir en marketing o experiencia del usuario. La ansiedad respecto a las ganancias que da la inversión en adquisición de consumidores puede llevar a tomar malas decisiones, como implementar medidas de cambio drásticas que alejen a potenciales clientes o erosionen la base actual de consumidores leales.

Poner la barra de financiación muy abajo
Ingresar competitivamente a un nuevo mercado no es gratis. El dinero dedicado a la búsqueda de posicionamiento y de nueva clientela no tiene que tener un lugar menor en la lista de presupuesto. En la misma línea que el punto anterior, generar clientes es invertir y las inversiones fructíferas en la mayoría de los casos no son las más baratas.

No aprovechar la primera impresión
Es común pensar que darle la mayor publicidad posible al producto es una buena estrategia de marketing. Pero no hay que olvidar que la escasez genera interés. Si tenemos un grupo de clientes fieles que apoyan nuestro emprendimiento, no es una mala idea darles un estatus de exclusividad y dejar que los demás potenciales clientes naveguen en las aguas del “quiero” y el “no lo tengo”. Ese es un lugar muy lucrativo.

No saber qué analizar
Las herramientas de análisis, como los softwares de métricas, a veces pueden dar falsas impresiones. ¿Vale más tener más clientes a fin de mes pero haber perdido algunos? ¿o vale más tener pocos nuevos pero ninguno fuera? Plantear estrategias de mercadeo de ante mano permite leer correctamente los datos en lugar de simplemente ver si hay más clientes o más ganancias que el mes pasado.

Fuente: Mercado